• Como en cualquier disciplina artística, la fotografía permite que se rompan las reglas. Pero sólo a quien las conoce profundamente.

Archivo de categorías Anécdotas

Emocionarse en una boda

Emocionarse en una boda es algo muy fácil y muy difícil a un tiempo. Hablamos desde nuestra perspectiva, la de fotógrafos. En cualquier momento puedes estar buscando el encuadre perfecto, corrigiendo la luz, enfocando, y de pronto una frase te cae como una losa en el pecho. Miras por el visor, ves una lágrima que cae, y disparas mientras a ti te cae otra rodando mejilla abajo.

Eso es lo fácil.

Emocionarse en una boda
image-44126
Emocionarse en una boda
image-44127
Emocionarse en una boda
image-44128
Emocionarse en una boda
image-44129
Emocionarse en una boda
image-44130
Emocionarse en una boda
image-44131

Lo difícil viene cuando tienes que seguir realizando tu trabajo con la misma profesionalidad, dejando las emociones a un lado. Y resulta que esas emociones se te han pegado al alma como si fueran tuyas, como si en algún momento hubieras compartido esas vivencias. Y por supuesto, sigues encuadrando, enfocando y disparando con la misma profesionalidad que tampoco se te puede caer como si fuera una hoja caduca. Pero esas emociones se vienen contigo.

Y ahí termina lo difícil y comienza lo hermoso.

Emocionarse en una boda
image-44132
Emocionarse en una boda
image-44133
Emocionarse en una boda
image-44134
Emocionarse en una boda
image-44135
Emocionarse en una boda
Emocionarse en una boda
image-44136
Emocionarse en una boda
image-44137
Emocionarse en una boda
image-44138
Emocionarse en una boda
image-44139
Emocionarse en una boda
image-44140

Porque cuando vuelves a visualizar ese reportaje, cuando llegas a esos momentos, vuelves a sentirlos tan vivos y lúcidos como en el momento del disparo. Y no hay nada más cercano a viajar en el tiempo.

Por eso, entre otras muchas cosas, estamos enamorados de esta profesión.

De luces y sombras

De luces y sombras

Decir que no hay dos bodas iguales puede sonar a tópico, pero es cierto. La de Ángela y Juan Ramón fue especialmente relajada (dentro de lo relajada que puede ser una boda), muy agradable, sin sobresaltos pero con mucha emotividad.

Aunque son ya muchos años realizando reportajes en condiciones inverosímiles, el afán de que todo salga perfecto a veces nos pone algo nerviosos. Un poco de esa tensión llegó en el momento del baile, ya sin luz ambiente, y de pronto, apenas sin luz artificial. Quienes nos conocen, saben que nos gusta reflejar los momentos con la luz que tienen, y por eso evitamos el uso del flash siempre que se puede. Continue reading “De luces y sombras” »

Un momento muy emotivo de la boda de Ricky & Patri

Un momento muy emotivo de la boda de Ricky & Patri

Uno de los momentos más emotivos de una boda es cuando alguien (un familiar, un amigo) dedica unas palabras a los novios. Cuanto más cercana sea esta persona, más emociones salen a relucir porque han compartido más momentos.

Recordamos con especial cariño el discurso que Desire le dedicó a Patri y a Ricky en su boda, que tuvo a todo el mundo con el corazón en un puño durante varios minutos. Un discurso precioso, lleno de lindos deseos y de recuerdos. Un discurso tan lleno de amor y amistad que no hacía falta conocer los detalles para sentirlo casi como propio.

Y lo mejor de todo es que estos chicos, a día de hoy, son nuestros amigos y que, a día de hoy, Ricky forma parte de nuestro equipo, lo cual nos hace ser mejores y más completos. Si es que no podemos quejarnos de nada .

Si queréis ver un resumen de esta boda, aquí lo tenéis.

Recordando la boda de Antonio & Conchi

Recordando la boda de Antonio & Conchi

Hemos parado para tomarnos un café y nos ha venido a la memoria la boda de Antonio y Conchi, que no sólo fue divertidísima, sino que estuvo llena de sorpresas y emoción a lo Misión Imposible. Sí, porque Conchi ya había llegado a la iglesia y del cura, ni rastro. Así que tuvo que darse una vuelta en coche mientras lo encontraban.

Al parecer, al pobre hombre se le había ido el santo al cielo, y llegó azoradísimo a la iglesia. Ya después de la ceremonia, hablando con los novios, nos confesaron que no se habían puesto nerviosos porque, de no haber llegado el cura, le habrían pedido a un amigo, que es actor, que pronunciara unas palabras y habrían formalizado los papeles otro día.

Con personas así de alegres, resueltas y positivas, es un gustazo, ¿verdad?

Si queréis ver un resumen de su boda, aquí lo tenéis.