Una buena cámara permite hacer mejores fotografías, pero sólo en las manos adecuadas.