• Hay una gran diferencia entre hacer fotografías y contar una historia con imágenes. Lo último está pensado para durar eternamente.

¡Hola!

¡Hola!

¿No lo sientes? ¡Sí, sí, ese cosquilleo! Esa inexplicable timidez de los momentos nuevos, de la hermosa ingenuidad de quien no sabe lo que le espera. Nosotros lo sentimos ahora mismo. Estamos dando un salto al vacío sin preocuparnos de cuerdas ni redes ni de cuán alto caemos. Por mucho tiempo que pase, nunca dejaremos de sentirlo. Es amor. Pasión. Nostalgia dulce. Es lo que nos dice la fotografía.

Hoy estamos presentando, por fin, nuestro nuevo sitio web, y nos sentimos como unos chiquillos en su primera obrilla de teatro. Estamos muy contentos y satisfechos. Han sido muchas horas de trabajo, de creación, de caminos sin salida. Pero sobre todo, estamos alegres porque podemos compartirlo con vosotros. Queremos que éste sea un lugar especial. Un lugar acogedor, lleno de sueños y emociones. Queremos que nos contéis cómo es vuestro Nunca Jamás o vuestro Paraíso para intentar traernos un pedacito y guardarlo en imágenes. ¿Formaréis parte de esta preciosa locura con nosotros?

Somos fotógrafos, es cierto. Y lo somos desde hace mucho tiempo. Pero no por ello deja de haber novedad. La hay porque el proyecto es innovador y viene cargado de ideas rompedoras. La hay porque hemos conseguido unificar lo que nos gusta con lo que necesitáis, ¡y funciona! La hay porque sentimos aire nuevo cuando respiramos su esencia. Atrás quedan aquellos días en los que nos adentrábamos en este complejo universo de secuencias incompletas. Allí estamos, al final de una calle desierta, en blanco y negro gastado, mirando al horizonte, que nos parece inalcanzable. ¡Qué no daríamos por fotografiar el pasado, su luz suave y trémula!

Justo antes de lanzarnos por el precipicio, hemos pensado que, quizá, alguno de vosotros se decida a acompañarnos. Al fondo hay un río desafiante y bravo. Al final de ese río, un océano de posibilidades, de instantes sublimes, de historias inolvidables. Con una sonrisa amplia y sincera, como la que ofrecen los niños, nos miraremos en sus aguas infinitas. Pero sólo si te lanzas con nosotros… ¿Te atreves?