Como en cualquier disciplina artística, la fotografía permite que se rompan las reglas. Pero sólo a quien las conoce profundamente.

Coco, una película sobre fotografía y recuerdos

Coco, una película sobre fotografía y recuerdos

Coco es una película de animación ambientada en un pueblecito de México. La historia se desarrolla entre el mundo de los vivos y el de los muertos, que en este país tiene una mitología tan linda, desarrollada y compleja. No arriesgamos si te confesamos que es una de las películas más conmovedoras que hemos visto, y sin duda, una de las mejores películas de animación de todos los tiempos.

Te estarás preguntando por qué la traemos aquí, a un blog sobre fotografía de boda. Hay dos motivos. En primer lugar, la fotografía es una de las claves de la película, y no solo porque técnicamente tiene un tratamiento de la luz impecable. Y en segundo, porque habla de la importancia que las mujeres tienen en un asunto muy especial y muy concreto. Vamos por partes.

En la historia que se desarrolla en la película, solo aquellas personas cuyos familiares conservan una fotografía suya, tienen permitido pasar al mundo de los vivos durante el Día de Difuntos. Esas horas, año tras año, las aprovechan para ponerse al día de las circunstancias de sus seres queridos. La fotografía no es importante como un objeto, sino porque permite establecer un vínculo profundo con la persona que fue, con su recuerdo, con las vivencias compartidas. Sin ella, la memoria del difunto se pierde y este desaparece para siempre. De hecho, el tema central de la película se titula Recuérdame.

La fotografía que hacemos en FILHIN puede no ser la más innovadora, ni la que encaja todas las técnicas de luz, ni la más rompedora. Pero es una fotografía que permite recordar, emocionarse una y otra vez con el momento vivido. Todos nuestros esfuerzos están puestos en esa dirección. Por eso, entre otros motivos, Coco nos sacó más de una lágrima.

¿Y cuál es la importancia de las mujeres en todo esto? Por circunstancia, por condición o tal vez por una mezcla de ambas, las mujeres han sido desde siempre las guardianas de las tradiciones y de la memoria familiar. Sin ellas, sin sus álbumes de fotos, su tradición oral y su apego por los que ya no están, habríamos perdido nuestra identidad hace mucho tiempo. A las mujeres les debemos muchas cosas, empezando por la vida. ¿Pero qué sería una vida sin memoria, sin saber quiénes somos ni de dónde venimos, sin advertir que somos tan distintos como iguales de los que ya no están?

De verdad, es una película que no deberías dejar pasar. ¡Cuéntanos qué te parece!

 

 

Hoy, Día Internacional de la Mujer, queremos volver a dar las gracias a todas las mujeres que hacéis el mundo un lugar mejor. En FILHIN sabemos mucho de concilición y del largo camino que queda por recorrer, así que os animamos a seguir caminando y haciendo conciencia.