Hacer fotografía por obligación debe de ser una de las peores condenas posibles. En cambio, hacerlo por placer es una suerte incomparable.

Pedida de mano de David a Vanessa

Pedida de mano de David a Vanessa

Una pedida de mano desde el otro lado del Atlántico, concretamente desde Venezuela. Fue muy divertido estar paseando por Sevilla sin ser vistos hasta que pasamos a la segunda fase del reportaje. ¡Esperamos que lo disfrutéis!

Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa
Pedida de mano de David a Vanessa