1542513664

Yo añadiría muchas más razones entre ellas vuestra seriedad, profesionalidad, trabajos intachables, mimo y mucho amor en todo lo que hacéis, discreción, saber interpretar lo que los novios quieren... podría hacer una gran lista. Todo para resumirlo en un SOIS LOS MEJORES — Conchi

¿Qué es lo más importante de la fotografía de boda?

¿Qué es lo más importante de la fotografía de boda?

Muchos novios se equivocan cuando buscan a su fotógrafo de boda. Y también, a qué negarlo, los fotógrafos nos equivocamos a veces al aceptar a determinadas parejas como clientes, pero eso es un tema del que hablaremos otro día.

Las parejas suelen tener en cuenta tres o cuatro factores que no son, ni de lejos, los más importantes. Veamos cuáles son.

Número de fotos

Un clásico. Hay novios que valoran el reportaje al peso. Cuantas más fotos, mejor será, piensan. Y esto es relativo.

En FILHIN solemos entregar cientos o miles de fotos, dependiendo de las coberturas contratadas. Pero lo importante no es el número, sino si cuentan o no una historia.

Sería fácil entregar muchas fotos repetidas del mismo momento, o fotos insustanciales que están hechas por hacer. Pero no estaríamos contando vuestra historia.

Hoy en día, la tecnología pone fácil realizar y entregar muchas más fotografías que antes, pero hay que contar algo con esas imágenes. Hay que saber enlazarlas y darles sentido como un todo.

Así que si bien es importante el número de fotos, lo esencial es qué me estás contando con ellas.

Estilo

Es importante, qué duda cabe. El problema es que los novios suelen buscar por etiquetas. Y de tanto usarlas (y de usarlas mal), se han acabado gastando.

Por ejemplo, fotoperiodismo de boda. Hay tantos fotógrafos auto denominándose fotoperiodistas de boda, muchos con un estilo totalmente contrario, que es absurdo intentar acertar usando ese término.

Lo importante del estilo es que os sintáis identificados con lo que veis en el trabajo del fotógrafo, y con lo que os cuenta. Si además, os ofrece un reportaje de preboda de prueba, como hacemos en FILHIN, aún mejor porque podréis comprobarlo de primera mano.

Precio

Este es el error más extendido. Como diría Facundo Cabral:

Lo importante no es el precio sino el valor de las cosas.

Comparar a distintos fotógrafos por precio es, como nos decían en el colegio, como intentar sumar peras y manzanas. A lo sumo, tienes un número determinado de frutas, pero de muy distinta calidad. No os decimos nada cuando se comparan peras con sillas…

Aparte de la calidad, entran en juego otros factores fundamentales como las garantías, si es o no un reportaje de autor (o sea, si envía o no a fotógrafos subcontratados) y las características reales del servicio ofertado.

Así que podría darse la paradoja de que un precio os parezca más elevado cuando en realidad es más ventajoso porque contiene mucho más valor.

Lo más importante de todo

Hasta ahora hemos visto cuáles son las características por las que se preocupa la mayoría de los novios. ¿Queréis saber cuál es la que suelen dejar de lado y resulta ser la más importante de todas para el reportaje de vuestra boda?

Es, nada más y nada menos, que la conexión personal con los profesionales que van a trabajar con vosotros ese día.

Son muchas horas (en torno a 12) en las que, si bien intentamos que no tengáis que prestarnos atención, vamos a tener que hablar, y estaremos cerca de vosotros. Es vital que haya buen rollo. De lo contrario, las emociones de vuestra boda peligran.

¿Os imagináis esas 12 horas con alguien que os cae mal? ¿En el día más importante de vuestra vida?

Y en esto, curiosamente, solo piensa una minoría. En FILHIN siempre se lo decimos a las parejas que nos visitan, nos beneficie o no. Porque no queremos hacer bodas a toda costa, sino conectar con personas especiales. No conocemos otra manera de contar buenas historias.

Si te han gustado estos consejos sobre fotografía de boda, compártelos con tus amigos. Y si estás buscando fotógrafo de boda en Sevilla, España o en cualquier otro lugar del mundo, contacta con nosotros y charlamos un rato, a ver si surge la chispa.