La vida está hecha de pequeños momentos a los que siempre queremos volver. La fotografía nos ayuda a recorrer ese camino.

Emocionarse en una boda

Emocionarse en una boda

Emocionarse en una boda es algo muy fácil y muy difícil a un tiempo. Hablamos desde nuestra perspectiva, la de fotógrafos. En cualquier momento puedes estar buscando el encuadre perfecto, corrigiendo la luz, enfocando, y de pronto una frase te cae como una losa en el pecho. Miras por el visor, ves una lágrima que cae, y disparas mientras a ti te cae otra rodando mejilla abajo.

Eso es lo fácil.

Emocionarse en una boda Emocionarse en una boda Emocionarse en una boda Emocionarse en una boda Emocionarse en una boda Emocionarse en una boda

Lo difícil viene cuando tienes que seguir realizando tu trabajo con la misma profesionalidad, dejando las emociones a un lado. Y resulta que esas emociones se te han pegado al alma como si fueran tuyas, como si en algún momento hubieras compartido esas vivencias. Y por supuesto, sigues encuadrando, enfocando y disparando con la misma profesionalidad que tampoco se te puede caer como si fuera una hoja caduca. Pero esas emociones se vienen contigo.

Y ahí termina lo difícil y comienza lo hermoso.

Emocionarse en una boda Emocionarse en una boda Emocionarse en una boda Emocionarse en una boda Emocionarse en una boda Emocionarse en una boda Emocionarse en una boda Emocionarse en una boda Emocionarse en una boda Emocionarse en una boda

Porque cuando vuelves a visualizar ese reportaje, cuando llegas a esos momentos, vuelves a sentirlos tan vivos y lúcidos como en el momento del disparo. Y no hay nada más cercano a viajar en el tiempo.

Por eso, entre otras muchas cosas, estamos enamorados de esta profesión.